• David Boix

ANSIEDAD (2ª parte) EXCITACIÓN, DESEO y MIEDO


En la primera parte de esta serie hablaba de la vivencia corporal de la ansiedad, de las sensaciones físicas que la acompañan. Las sensaciones son la puerta de entrada a las emociones. En palabras de William James: la conciencia de los cambios corporales es la emoción.

Es decir cuando somos conscientes de nuestras sensaciones empezamos a “emocionarnos”. Nuestras sensaciones y emociones surgen del contacto con el mundo al que estamos permanente unidos. De hecho las sensaciones provienen de los sentidos como nos recuerdan las siguientes definiciones del diccionario:


1. f. Impresión que percibe un ser vivo cuando uno de sus órganos receptores es estimulado. Sensaciones olfativas, visuales, táctiles. Sensación de dolor.

2. f. Percepción psíquica de un hecho.


Es decir, lo que percibimos (vemos, oímos, olemos, etc) de nuestro entorno causa un efecto en nosotros y nos afecta. Las sensaciones son la forma en que nuestro cuerpo es afectado en su relación con el mundo. Estas formas de ser afectados a su vez crean afectos, que son formas de valorar una situación-nos gusta, nos disgusta, nos atrae, nos repele, etc, y estos afectos se pueden concretar en forma de emociones que se expresan como el enfado, asco, alegría, miedo, vergüenza, amor y otras muchas más, ya que la palabra emoción proviene del latín exmovere-lo que se mueve hacia afuera.


La emoción es una expresión corporal de nuestra vivencia de una situación dada en la que somos afectados por el entorno y respondemos ante él. Por poner una metáfora, si nuestro cuerpo fuese una guitarra una situación determinada tocaría una de nuestras cuerdas (sensación) de una determinada manera y la vibración generada emitiría un sonido (emoción) como respuesta.


Voy a introducir una nueva palabra para poder ahondar más en el significado de la ansiedad, la palabra excitación. Para ello me voy a basar en la teoría de La Terapia Gestalt que en su libro fundacional “Terapia Gestalt: Excitación y Crecimiento de la Personalidad Humana” (Perls, Hefferline y Goodman) ya incluía este término en su título. Los autores definieron la excitación como “la evidencia de la realidad. Se siente interés hacia un problema presente y la excitación aumenta hacia la solución futura aunque esta sea todavía desconocida”. Y también señalan que “la ansiedad, factor preponderante en la neurosis, como el resultado de la interrupción de la excitación del crecimiento creativo (y la sensación de opresión que la acompaña)”.


Cada momento de nuestra vida es siempre nuevo puesto que no lo hemos vivido nunca antes, pero solamente algunos son considerados relevantes por su diferencia significativa frente a otros que se solapan por su parecido. “Lo que no me implica no es psicológicamente real”.


Cuando pensé en escribir sobre este tema sentí la energía activarse y subir dentro de mí, las ideas sobre las posibilidades me atraían. En otras palabras sentí la excitación crecer en mí.

Podemos decir que la excitación es la búsqueda de una solución futura y que cuanto más intensa y apremiante sea la necesidad de encontrarla, mayor excitación habrá. Si la energía de la excitación no es capaz de entrar en contacto con el entorno de manera creativa se convertirá en ansiedad. Recordemos que “la ansiedad… el resultado de la interrupción de la excitación del crecimiento creativo”.


Después al empezar a escribir surgieron los problemas, cómo iba a poder explicar lo que quería, en mi cabeza todo parecía más sencillo y bonito, no sabía bien como enlazar las ideas y darles forma. Durante un tiempo tuve que parar, estaba atascado y no me sentía capacitado para la tarea ¡Sentí ansiedad al tratar de escribir sobre ansiedad!


Por lo tanto podríamos decir que desde el punto de vista de la Terapia Gestalt la ansiedad es una excitación reprimida, contenida, una flecha tensada en el arco, que no puede salir hacia su objetivo diana.

La excitación de la novedad y el deseo que se puede interrumpir en algún momento por desconfianza y/o temor ante la falta de apoyo o recursos.

La ansiedad puede estar presente en el deseo y el miedo, como si tuviese un pie en el presente y el otro en el futuro.


Recuerdo que cuando tenía 14 años e iba a hacer el viaje de fin de curso sentía mucha agitación, mucha excitación ante la novedad de compartir una semana de viaje con los compañeros del colegio, alejado de mis padres y conociendo lugares nuevos. Sentía mucha ilusión y también miedos, deseaba hacerlo pero me preguntaba si saldría bien y temía que hubiese algún problema. Los días previos sentía esa tensión entre el deseo y el miedo traducida en ansiedad que me hacía darle vueltas a la cabeza y tener dificultad para dormir.


Cuando el deseo no se puede cumplir se convierte en una excitación reprimida, una situación pendiente. Su energía puede permanecer en forma de tensiones corporales (contracciones musculares, agitación motora, respiración entrecortada) y/o también mental (darle vueltas a la cabeza).

El miedo pude estar presente en situaciones que deseamos evitar, como por ejemplo el encuentro con alguna persona o ir hacer un examen. Ante el miedo las respuestas habituales son la huida, la parálisis o el enfrentamiento directo ante aquello que tememos, para lo cual necesitaremos algún apoyo extra.


Por lo tanto la ansiedad puede ser el anhelo de que el futuro sea ya presente, como cuando vamos a hacer un esperado viaje y queremos que llegue ya ese momento. También puede estar relacionada con el miedo de que llegue un determinado día por el temor y amenaza de algo que pensamos que no va a ser positivo y no vamos a poder enfrentar, por ejemplo una entrevista de empleo. Lo que tememos puede tener que ver con algo presente o algo que fantaseamos y en cualquiera de los dos casos podemos sentir ansiedad.


La ansiedad surge como un conflicto entre el deseo y el miedo que provoca una insatisfacción frustrante al no poder dar una respuesta creativa a una situación pendiente, lo que nos mantiene en un impasse.

La Ansiedad es una invitación a utilizar nuestros poderes creativos, para poder encontrar soluciones al problema planteado.

En la próxima parte hablaremos sobre los bloqueos creativos y sobre posibles salidas a los mismos.

72 vistas
662 142 995
 C/ Camilo Flammarión, 15. Elche (Alicante)
  • Facebook
  • Instagram
This site was designed with the
.com
website builder. Create your website today.
Start Now